Último deseo

El lecho de muerte de aquél hombre apenas estaba iluminado con una lamparita. A su lado, su mujer lloraba desconsolada.

“Por favor… cuando me muera, prométeme…”

“Sí, sí, te lo prometo,” gritó ella entre lágrimas.

“Prométeme que me seguirás siendo fiel aún después de que muera,” terminó él.

“Oh,” dijo ella, cesando el llanto. “Creí que me ibas a pedir que no te olvidara.”

Anuncios

Acerca de ahibert
Nací en México y aquí sigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: